12 sept. 2016

Libre

Péinate, no salgas así a la calle. Maquíllate, tapa ese grano. Ponte el pantalón ajustado, este te hace el culo feo. Cámbiate la camiseta, vas muy sosa. Ponte relleno, así no tienes un escote bonito.
Enseña un poco más. Sal a discotecas. Sé divertida. Baila y hazlo bien, eres una chica, tienes que saber. Sé el alma de la fiesta, aunque estés cansada. Bebe alcohol, todos lo hacen. Sé una dama. No digas muy alto lo que piensas, no sea que alguien se ofenda.
Y sonríe, sobre todo sonríe aunque no tengas ganas. No vaya a ser que el mundo piense que no eres perfecta. No vaya a ser que algún día te levantes por la mañana y pienses “qué guapa estoy así, al natural”. No vaya a ser que dejes de sentir que no eres suficiente y te sientas a gusto en tu piel.
No, no, no y siempre no.
¿Qué problema hay en tener una manchita en la cara? A nadie le importa, sólo tú la ves. A nadie le importa que lleves el pelo desordenado. A nadie le importa que tus labios sean más finos de lo que dicta la moda, o que tengas una 80A de sujetador.
A nadie le importa nada.
Pero y si les importa ¿qué?
Siéntete bien siendo quien eres, mírate con amor, sonríe cuando tengas ganas, grita, sé libre, sé tú, despéinate al saltar cuando bailas tu canción favorita, llora cuando te enfades.
Sé más maleducada. Ponte el jersey abrigado si no te apetece salir de fiesta en vestido. Enseña tu cuerpo cómo y a quién quieras, habla de tus gustos, llénate de vida, de conocimiento, de sueños. Lucha por lo que quieres.
Sé más. Más feliz. Más inteligente. Más tú misma. Más capaz de hacer todo lo que te propongas.
Sin miedo y sin inseguridades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta! Por aquí no mordemos ;)