15 ene. 2017

Complicaciones

La gente se conforma con amor fácil, de ese que sólo entiende de exteriores, de apariencias y belleza fácil también.
Del que regala joyas en San Valentín y sale a cenar fuera en los aniversarios.
Del que no recuerda lo importante.
Es amor fácil, porque lo complicado es saber que tu comida favorita es el revuelto de setas o que dices que no tomas azúcar, pero le echas tres cucharadas al colacao; es hacer un día especial de uno normal sólo porque sí, ver una papelera y regalársela un momento cualquiera, porque sabes que le hace falta.
El amor difícil va de aprenderse los lunares de la espalda y de saber que tiene cosquillas en las rodillas.
El amor difícil es descubrir cosas nuevas después de años de conocerse. Es amar los defectos también. Es pelear los días malos y reírse de lo idiotas que sois.
El amor difícil no es poseer, sino querer ver volar lejos al otro, es acompañarse sin ataduras; volver a casa con los pies sucios, el pelo revuelto y mil historias que compartir. Es hacerse crecer el uno al otro y poder hablar como si lo hicieras contigo mismo.
El amor fácil es como un caramelo, dulce por un momento, pero se agota rápido.
El amor difícil es el que te empuja a hacer locuras, vivir, reír, caerte, aprender y besar con desesperación.
A veces es bueno complicarse un poco la vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta! Por aquí no mordemos ;)