17 feb. 2016

Un destello de color...

Creo firmemente que la esperanza se manifiesta en este mundo como pequeñas manchas de colores que van pintando tu vida.
Esas manchas pueden ser personas, animales, objetos, recuerdos, lugares, detalles o pensamientos. Puede ser una sonrisa aleatoria por la calle o una caricia de tu madre. Puede ser una canción, un poema, un sueño, un abrazo o un perdón.
Hay días en los que veo todo gris, hasta que una mancha me hace comprender que la vida es de colores, y quien no es capaz de verlo nunca, está ciego de la peor forma en que se puede estar, del corazón.
Creo que todos necesitamos vislumbrar cada día al pequeño niño de colores que nos recuerda que nosotros también llevamos uno dentro.
Por suerte, la vida me ha regalado a una de las niñas de colores más bonitas que hay en este mundo.
Y hace que lo gris brille un poco más en los días malos y que el mundo gire un poco más lento, para poder disfrutar más tiempo de los momentos tontos.

Hay adultos que caminan por el mundo con sus niños interiores saltando y riendo; y hay otros que los castigan en un rincón. El problema no es crecer, sino olvidar lo que querías ser cuando fueras mayor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta! Por aquí no mordemos ;)