12 may. 2013

Extraños cercanos

¿No te sucede que a veces vas por la calle y de pronto te fijas en una sola persona? Sin más; sin razón aparente, tan solo te fijas en una persona entre la multitud y no sabes que es eso que hace que te preguntes a dónde va o de dónde viene. Y eso es durante un pequeño segundo, luego sigues adelante y lo olvidas. Lo que nunca me había parado a pensar es en que al igual que yo me fijo en alguien, puede que en algún lugar o momento, otra persona se haya fijado en mi y se haya hecho las mismas preguntas que yo.
¿A dónde voy?
No tengo ni idea, pero supongo que, como todos, a un lugar que me haga sonreír.
¿De dónde vengo?
De un pequeño lugar que se llama muralla; ahí donde se esconden los cobardes con miedo a lo desconocido. Los cobardes que temen a todo lo que les rodea, prudencia les gusta llamarlo, pero eso es sólo para sentirse mejor con ellos mismos.
Tan sólo quería escribir esto, para aquellos que no son poetas ni escritores, pero que aún así dejan huella. Para aquellos que se esconden en la sombra pero saben hacerse oír cuando quieren. Y sobre todo, para esos a los que les gusta dejar intriga tras sus pasos.
Encantada de conocerte anónimo, seas quien seas.

:)




1 comentario:

  1. Anónimo13/5/13 1:50

    Gracias por tus palabras, significan mucho para mi.A medida que pasa la vida pocas personas marcan nuestro destino y lo ironico es que muchas de ellas ni nos conocen. Quizas sea el momento de levantarse y salir de la penumbra abandonar mi oscura cueva e ir por ti, pero tras tantos palos de la vida, tengo miedo de que mi corazón quede roto otra vez, otra de tantas. Desde qe te vi me fije en ti, espero que pienses en mi y quien sabe, quizas se alineen los astros y el destino me de la mayor alegria de mi vida.
    Espera tu respuesta: Tu admirador secreto

    ResponderEliminar

Comenta! Por aquí no mordemos ;)