24 mar. 2012

—Estoy aquí, Reina —murmuró Zofia—. Descanse.—Todas mis fotos se han quemado menos una. La he lle­vado encima, escondida, toda la vida. Era para ti, quería dártela esta noche. Reina alargó un brazo y abrió la mano, que estaba vacía. Zofia la miró, desconcertada, y Reina le sonrió.—Has pensado que había perdido la chaveta, ¿eh? Es la foto del hijo que nunca tuve, sin duda habría sido la más bonita. Tómala y guárdatela junto al corazón; el mío la ha echado mucho de menos. Zofia, sé que un día harás algo que me enorgullecerá para siempre. Querías saber si el Bachert era simplemente un cuento bonito... Te diré la verdad. Le corresponde a cada uno hacer que su historia sea verda­dera. No renuncies a tu vida y lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta! Por aquí no mordemos ;)