11 jun. 2011

Quizás...

Quizás algún día me pare a pensar en todo lo que he pasado a lo largo de mi vida, ese día veré todas las imágenes de la gente que he conocido, veré mis momentos tristes, alegres, difíciles... recordaré los amaneceres, las noches, los paisajes... vendrá a mi mente la gente que ha cambiado mi vida, la que me ha sacado tantas sonrisas, también la que me ha hecho llorar.
Ese día miraré al vacío y pensaré que todos los momentos que he pasado, han dejado huella en mi memoria. Y si, cuando termine de repasar mi vida, decido que me alegro de haber sido como soy. Si, después de todo, esos recuerdos ponen una sonrisa en mi rostro; habrá valido la pena cada error, cada lágrima y cada esfuerzo. Y habré descubierto que mi vida ha sido valiosa, sin importar lo que halla tenido que hacer para estar feliz, porque lo que de verdad importa son los momentos buenos que vives, aquellos que te dan fuerzas para seguir adelante.
Por eso hay que disfrutar cada segundo de la vida.
Eso es de verdad lo que importa. Esa es la verdadera clave de la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta! Por aquí no mordemos ;)