6 may. 2011

Y si...?

¿Alguna vez has intentado alcanzar el cielo con las manos? Prueba a hacerlo, sin sentirte estúpido o fuera de lugar, simplemente alarga los brazos, abre las manos y tócalo, toca el aire, la luz, la vida... quizás eso te de una pista de lo que significas para el mundo. Reflexiona, hazte preguntas... ¿quienes somos? ¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos? Y seguro que alguna de estas cuestiones te hará reflexionar, pensar qué papel juegas tú en este lugar llamado universo, este lugar desconocido, que cada uno descifra desde su punto de vista.
Puede que esto no te desvele nada, puede que después de leerlo conozcas un pedacito de mi, que nisiquiera sabías que existía o incluso hay una remota posibilidad de que al terminar, descubras una parte de ti, que estaba oculta.
Lo que intento decir, es que si nos guiáramos por las probabilidades, jamás haríamos nada grandioso, nos daríamos por vencidos antes de empezar. Por eso cuando quieres algo tienes que perseguirlo hasta que lo alcances y es ahí cuando entenderás lo que es tocar el cielo con las manos.
Mira a tu alrededor, observa... ¿ves algún desconocido? Bien, ahora reflexiona, ponte en su lugar. Esa persona tiene una historia, vida, sentimientos y pensamientos. Es posible que en un futuro vuestros caminos se crucen, quizás sereis amigos o compañeros de trabajo, puede que familia lejana o podría incluso ser tu futura pareja. De eso se trata, de ver lo que nadie más ve, de mirar más allá de las personas, del físico, de lo superficial... de ver el alma. Piensa que cada ser tiene un pasado que no conoces, cada persona que te cruzas por la calle es diferente, cada uno de nosotros tiene un destino... pero eso no quiere decir que esté marcado lo que seremos.
Ahora pon una imagen en tu mente de toda la gente que has conocido a lo largo de tu vida... difícil acordarse de todos ¿no?... ¿sabes cuantas vidas has cambiado? Cada persona que tiene contacto contigo es una vida que cambias y las personas con las que tu contactas, te cambian a ti... increíble ¿verdad? Por eso todas ellas, amigos, padres, profesores e incluso desconocidos con los que solo has compartido una mirada, ellos te han hecho ser quien eres, una persona diferente y única, porque todos lo somos. De este modo, todos estamos conectados, absolutamente todos. ¡Qué universo más loco!
¿Y si tú hubieras dado una razón para vivir a otra persona?
¿y si hubieras cambiado, sin querer, su destino?
¿y si has conocido a alguien que supondrá un cambio para el mundo?
¿y si con una simple sonrisa le has alegrado el día a alguien?
¿y si... ?
Créeme, todo es posible. Solo hace falta mirar el lado bueno de la gente y el lado positivo de las situaciones. ¿Has perdido un tren, autobús o avión? Existe la posibilidad de que ese fuera tu destino, quizás este hizo que conocieras a alguien nuevo o que, por el contrario, no le conocieras. El destino lo sabe todo y hace que nuestra vida sea de la forma que es porque esto aportará algo a  nuestra personalidad.
Piensa en esto, naces siendo el primero en todo, así que, si alguien te dice que no puedes conseguir tu sueño, no le escuches, porque puedes hacer todo lo que te propongas, y si de verdad lo deseas y es tu destino, ocurrirá... si por alguna razón no consigues alcanzar tu meta, piensa siempre en positivo, será porque aún no es el momento, nunca te rindas, porque lo más importante de la vida, es encontrar una razón por la que vivir, para no ser un cuerpo más, que se mueve sin rumbo, entre personas que persiguen sus propios retos.
Puede que me conozcas o que no sepas quién soy, puede que incluso nos hallamos cruzado por la calle o que vivamos en lugares tan alejados que solo hay una mínima posibilidad de que nos conozcamos, sea como sea, gracias por haber leído esto. Un saludo y que tengas un buen día. =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta! Por aquí no mordemos ;)